Las zorras se encerraron en una habitación y se dejaron llevar, no pensaron en nada mas que no sea saborear sus cuerpos

  • Descripción

Ellas lo querían hacer desde hace mucho tiempo, siempre se
tuvieron ganas, solo que no se animan a hacerlo porque tenían miedo de que no
les gustara o de que les gustara de más. Así que por un tiempo no se vieron, al
final se dieron cuenta de que no podían seguir escondiéndose una de la otra, así
que no lo pensaron mas y se reunieron a hacer lo que tanto querían. Se juntaron
y se encerraron en una habitación, allí se arrodillaron y rieron un poco por
los nervios. Pero después comenzaron a besarse, se dejaron llevar porque sabían
que así se darían cuenta que hacer. Después de besarse chocaron sus tetas, se
la besaron y acariciaron, comenzaron a calentarse, a excitarse mucho y fue
cuando comenzaron a sacarse toda la ropa. Para disfrutar de sus conchitas,
saborear el flujo del placer.